Mi pequeño escondite suizo

Hoy me gustaría enseñaros mi escondite secreto suizo. Es un campo de varias hectáreas cuadradas paralelo al CERN.

La pradera no llega hasta la montaña, hay kilómetros hasta llegar a ella, es un efecto óptico. Por atrás continúa durante más de 250 metros.
Todos los días que no llueve al salir de la oficina aparco mi bici aquí y me acerco a la valla que separa el CERN de la pradera para disfrutar durante unos minutos….
... de esta maravillosa vista.
La luz del sol a eso de las seis o siete de la tarde le da un aire de otro mundo. Por la mañana tiene un aire más Heidi.
En la imagen no se puede apreciar muy bien por las dimensiones pero hay una especie de bosquecillo en el centro con unas pocas casas alrededor. Todo lo demás es un enorme campo de cultivo.
Una de las susodichas casas.
Me encanta la naturaleza de este país.

Estamos en verano y llueve cada 3 o 4 días. No es como la época de lluvias de Japón pero tampoco como Madrid.