Grand Canal

Mi nuevo salón.

A la semana de llegar a Dublín encontré un piso no muy lejos de la oficina en la zona que hay entre el río Liffey y el Grand Canal. El piso da al oeste de forma que por la tarde cuando llego a casa y hace un día soleado siento que estoy entrando en el Taj Mahal por la cantidad de dorados y amarillos.

Mi habitación.

Aunque no se ve en la foto anterior a la izquierda hay otra ventana, ventana que da a la azotea y que ha pasado a constituir mi escondite secreto irlandés :)

Mi escondite secreto en Dublín. Esa es la ventana que da a mi habitación.
Lo que veo desde mi ventana a eso de las diez de la noche, sin photoshop.

Como ya he comentado el piso está entre un río y un canal. El río cruza Dublín horizontalmente dividiéndolo en zona norte y zona sur.

Si al salir de casa giro a la izquierda esto es lo que me encuentro: el río Liffey.
Y si giro a la derecha: Grand Canal (foto panorámica, haz click para verla en grande).

Los dos edificios de Google están detrás del edificio marrón que tiene las letras “ZYR” en lo alto y justo enfrente del edificio azul que se ve un poco más a la derecha del edificio “ZYR”.

Vista de la zona opuesta del canal desde el puente que se ve a la derecha en la foto anterior.

Los chirimbolos rojos representan árboles, los bancos verdes representan césped. Costaron 5 millones de euros y 3 años de desarrollo. Es arte moderno. A mí me recuerdan más a los sables de luz de La Guerra de las Galaxias y el césped a Tron así que encantado de la vida.

La primera esquina que doblo yendo a la oficina me lleva a los estudios donde U2 graban sus discos.

Según la gente del lugar este año está haciendo mucho más sol que otros años. Dublín es conocido por sus lluvias y nubes, no por estas otras imágenes. Bienvenidos sean el cambio climático y las tardes de tomar el sol en la azotea.

Es un placer ir al trabajo oliendo a mar y escuchando a las gaviotas.